Marta & Ander

Marta y Ander querían una boda elegante y rústica. La ceremonia clásica se celebró en la misma ermita donde se casaron sus padres, y el lugar del banquete escogido fue una finca del s.XII.

El color que imperava era el verde y el blanco, se apostó por unos centros de mesa colgantes que cautivaron tanto a los novios como a todos los invitados.